8 de Marzo: Día Internacional de la Mujer

Me encantaría poder empezar escribiendo algo así como «la música, ese lenguaje universal que no entiende de raza, religión o género…» pero la realidad es muy diferente. La música, no es ajena a las injusticias sociales y por lo tanto, tampoco lo es la lucha que diariamente tienen que llevar a cabo las mujeres por su participación en pie de igualdad con el hombre. Quien crea que los músicos, gracias a su condición de artistas, adquieren una especial sensibilidad o grado de conciencia elevado que los inmuniza de problemáticas tan mundanas como la discriminación de la mujer, sencillamente se equivoca.

¿Sabías que hasta 1997 la Orquesta Filarmónica de Viena no permitió que las mujeres fuesen miembros de pleno derecho? ¿y que hasta 2005 no fue dirigida por una mujer? La verdad es que resulta paradójico que una de las instituciones musicales más importantes del mundo, y Austria que está en la Champions League de los «paises guays» esconda una verdad tan incómoda como trasnochada. Como podéis ver en esta lista de miembros, el porcentaje de mujeres sigue siendo muy reducido.

mujer trompeta

En lo relacionado a los instrumentos de viento metal la realidad no es más agradable. Por citar un ejemplo, se sigue escuchando aquello de que «el trombón es de hombres», como si para tocarlo se necesitase más testoterona que cerebro, al mismo tiempo que algunos (y también algunas) se atreven a tachar a alguien de poco femenina por tocar uno u otro instrumento. Menuda estupidez.

Estos son algunos de los muros que tienen que saltar día a día nuestras compañeras, esforzándose el doble para conseguir la mitad de reconocimiento. Sobran ejemplos para considerar a las mujeres como se merecen y al final de este artículo podéis encontrar una pequeña muestra de ello.

Para nuestro consuelo siempre quedará la imagen ética, vanguardista y sobre todo igualitaria del videoclip de reggaeton de moda donde las letras del «galán» de turno pondrán el broche de oro en la fiesta de los valores de la humanidad del siglo XXI. Artista, te mereces un Grammy…bueno, que sean dos: uno por tu single y otro por el videoclip.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *